Paseos de verano: cómo proteger a tu bebé del calor

Salir a pasear con nuestro bebé es una de las actividades más beneficiosas que podemos hacer tanto para los pequeños, como para nosotros. Caminar mientras nuestro pequeño conoce y explora su entorno es muy enriquecedor, y también es posible hacerlo en verano, a pesar del calor, siguiendo unas cuantas recomendaciones.

Lo primero es evitar salir en las horas centrales del día si hace mucho calor. Es mucho mejor dar un paseo al principio de la mañana o al final del día, y si puede ser en un lugar fresco (cerca de un río, del mar o simplemente por la sombra), mucho mejor. Los sonidos de la naturaleza, además, estimularán a nuestro bebé mientras se relaja con el paseo.

 

Leer más

Verano con niños: la importancia del consumo de agua

Finalizamos semana con una recomendación que no podéis pasar por alto en Verano: la importancia del consumo de agua.

¿Por qué es tan importante que los pequeños beban suficiente agua, especialmente en verano? Porque el calor hace que aumente la temperatura corporal, la cual se regula mediante el sudor. Cuando los niños (y los adultos) sudan eliminan agua por los poros, por tanto es necesario reponer esa pérdida para evitar la deshidratación.

Leer más

Cómo proteger al bebé del calor en verano

Nuestro bebé lo pasará en grande en su primer verano, si tomamos algunas precauciones para que esté cómodo tanto en la calle como en casa. Quemaduras solares, golpes de calor y deshidratación son accidentes comunes que podemos evitar.

Una máxima que siempre vale: No abrigues al bebé más de lo que te abrigarías tú. 

El niño pequeño siente la temperatura igual que el adulto. Si en verano la madre está acalorada, el bebé también lo está. No es buena idea abrigarle por si acaso: el exceso de calor puede provocar sudamina, una erupción de la piel que se produce por la obstrucción de las glándulas sudoríparas o, en el peor de los casos, un golpe de calor.

En el recién nacido podemos notar las manos y los pies fríos, pero eso no indica que esté destemplado; por el contrario, la sudoración en el cuello o la cabeza es un signo de que tiene calor.

Si moja la ropa, hay que cambiarle (conviene llevar siempre una muda de repuesto). Eso sí, por la noche debe dormir tapado al menos con la sábana.

Leer más